sábado, 25 de mayo de 2019

Sepulaci - Burriana

Burriana, villa del reino de Valencia en el - partido de Castellón, cerca del rio Minjares y de la costa del Mediterráneo, conocida de los romanos con el nombre Sepulaci, en la región de los edetanos. 
Conserva algunas reliquias de su antigua población, y fue la décimasexta mansión de la vía militar que venia desde los Pirineos a Cazlona.
Hay en su término otro pueblo asolado que llaman Vinaraguel.

Ceán Bermúdez

San Vidal de Tielmes

Vidal (no confundir con Vital de Milán, también citado como Vidal) es un santo de la Iglesia Católica del siglo III. La tradición lo convierte en un legionario hispanorromano natural de Tielmes​ (actualmente en la Comunidad de Madrid, España) martirizado en Italia hacia el año 293, por no renunciar a su fe, además de ser padre de los Santos Niños Justo y Pastor, que con siete y nueve años también fueron martirizados a las afueras de la ciudad de Complutum (Alcalá de Henares).
Según la tradición su hermana era Santa Marta de Astorga, a pesar de que el martirio de ésta se remontaría al 250, medio siglo antes que Vidal.
Su figura está fuertemente ligada al culto a los santos Justo y Pastor. Existen calles con el nombre de San Vidal en Madrid y Tielmes.

Wikipedia

martes, 21 de mayo de 2019

Cerámica, ladrillos y elementos de construcción

La confección de la cerámica, ladrillos y otros elementos de construcción
Determinadas formas de cerámica de cocina tienen una larga tradición como trabajos de mujer, realizados en y para el hogar. La cerámica de uso común, al igual que la fabricación de las cestas más elementales, constituyó un campo de actividad de mujeres en muchas culturas. El episodio de las santas hispanas Justa y Rufina, ocurrido en Hispalis (Sevilla) a finales del siglo III o comienzos del IV, es bien demostrativo de la implicación de mujeres de baja condición en la confección y venta de vasijas de barro. Ambas mujeres se encontraban vendiendo «sus» vasijas en el mercado cuando, siguiendo el impulso de su fe cristiana, increpan a quienes portaban en procesión un ídolo (Salambó, la Venus fenicia) en la fiesta de las Adonias. Cuando ellas hacen pedazos el ídolo, los integrantes de la procesión les rompen a su vez la mercancía.
El mencionado nombre de Coelia Mascellina aparece también sobre un sello de bronce encontrado en el Tíber, del cual se ha pensado que pudiera haber sido utilizado para imprimir la marca sobre ladrillos. Tal vez dicho trabajo se realizaba en alguna de las posesiones romanas de esta matrona de origen bético. Algunos nombres de mujeres aparecen sobre ladrillos y tejas en otros territorios del Imperio. En ocasiones la mujer era propietaria de las canteras de arcilla. En Conimbriga (Condeixa-a Velha, Portugal), apareció un sello sobre un ladrillo que menciona a una Iulia, que no sabemos si fue una trabajadora o una propietaria. La cronología propuesta no es muy concreta (siglos I a III d.C.).
Las pesas de telar y las fusayolas o pesillos de huso muestran formas muy elaboradas. Hemos hablado de la necesidad de profesionalidad en la confección de las fusayolas. En el caso de los pesos de telar el peso y las proporciones se repiten bastante, lo que nos habla de una fabricación más o menos en serie, pero también hallamos otras piezas que siguen patrones de formas muy libres. Algunos hornos encontrados con pesas idénticas, conservadas in situ, ratifican una industrialización de la producción. Pero también es posible una fabricación familiar, a menor escala, cuando se necesita añadir unas pesas nuevas al telar para hacer una tela más ancha, por ejemplo. Una vez confeccionada, la pesa debe dejarse secar un tiempo y luego ponerla cerca de una fuente de calor. El resultado no es tan duradero como el de las piezas cocidas a altas temperaturas de horno, pero abarata mucho el aprovisionamiento de los ejemplares que son necesarios. Por su mayor debilidad muchos de estos instrumentos no han llegado hasta nuestros días.

domingo, 19 de mayo de 2019

Borriol - Valencia


Borriol, villa del reino de Valencia, partido de Peñíscola, distante once leguas de su capital y tres de Castellón, situada al pie de um cerro, en donde se conservan las minas de un antiguo castillo.
En la plazuela de la ermita de San Vicente, que está en el término de esta villa, hay tres grandes columnas miliarias.

Ceán Bermúdez

Preparación y venta de tintes


La producción del tinte púrpura se desarrolló en las costas de la Bética, a partir de la influencia fenicia. Los estudios recientes sobre la producción de la púrpura extienden ese campo al sureste peninsular pero, sobre todo, a las Pitiusas, otra área de influencia fenicio-púnica. Los adornos color púrpura de los bordes de los vestidos hispanos del período prerromano fueron considerados típicos de estas poblaciones por los autores clásicos; debían de pertenecer a esa clase las túnicas de ancho borde que los fenicios introdujeron en Baleares. Pero el color púrpura podía lograrse con tintes vegetales también, manufactura típicamente femenina en muchas culturas. 
Solamente conservamos una hipotética purpuraría en la epigrafía hispana: Baebia Vertería. Murió a los 25 años, en Cádiz, entre los siglos II-III d.C. Para Hübner podría tratarse bien de una purpuraría, bien de una turaría o perfumista; Mommsen leyó libraría,encargada o celadora; Párvan conjetura piperaria, es decir, dedicada al negocio de las especias.

viernes, 17 de mayo de 2019

La mujer tejedora y costurera

Pesa de telar
En la Antigüedad, tanto la producción familiar de tejidos, destinados al uso doméstico, como la producción profesional cuyo destino era la venta al exterior, se hacían con la fuerza humana y, lo más importante, sobre instrumentos de trabajo semejantes. No existía la doble vertiente que encontramos hoy en ese mismo ámbito: la artesanía textil que emplea «instrumentos tradicionales», frente a la industria textil realizada con las más sofisticadas maquinarias.  La diferencia entre los resultados obtenidos no radicaba, por tanto, en el instrumento utilizado ni en la técnica básica llevada a cabo con ellos; el resultado dependía de la preparación de la persona que lo manejase. Lo que distinguía el trabajo privado del profesional era la intencionalidad con la que el tejedor/a lo realizaban: subvenir a las necesidades del propio hogar o bien cubrir las de la demanda pública. La primera opción no era tampoco nada desdeñable económicamente, dado que las personas que tejían para su casa (o sus esclavas) solían colocar en el mercado el sobrante de lo que producían. El Edicto de precios de Diocleciano incluye una amplia serie de artículos tejidos con sencillez «para uso del pueblo llano y de los esclavos». Resulta obvio que ese trabajo doméstico también es profesional si el producto se vende.
De una tumba ibérica de incineración de El Cigarralero conservamos el único telarcito de placas de la Península, junto al cual se conservaban interesantes tejidos de lino, algunos claramente realizados con ese instrumento. La cerámica ibérica cuenta con escenas de gineceo que constituyen un conjunto muy interesante, por contenido y número. La hilandera del pinax de La Serreta (Alcoy), posiblemente formó parte de una escena de taller. Desgraciadamente, conservamos solamente la esquina superior izquierda de un telar de pesas. El fragmento de Liria antes mencionado se completa con la tejedora sentada frente al reducido y extraño telar.
Una estela de Lara de los Infantes nos muestra a Atta Altica en pleno trabajo ante su telar vertical de pesas y provista de dos instrumentos que le son precisos: la espátula y el peine para apretar y ordenar la trama. Curiosamente, como en el epígrafe no aparece indicación escrita de oficio, nadie suele incluir este testimonio al hablar de los oficios de mujer en la España romana.

Abula Augusta - Bilches


Pueblo del obispado de Jaén en el arciprestazgo y partido de Baeza. Pertenecía en tiempo de los romanos a la región de los oretanos, que le llamaban Abúla Augusta o Badila, Entre muchos vestigios árabes subsisten otros de la dominación romana, de los que se sacaron algunas antiguallas e inscripciones. Una de ellas era una dedicación de la estatua de Tito César Augusto, hijo de Flavio Vespasiano, emperador, pontífice y censor en el VI año de su potestad tribunicia, seis veces cónsul, erigida por decreto de los decuriones.

Ceán Bermúdez